Conseguir ficheros multicanal estandar con Foobar

La gran virtud de los ficheros digitales es que con los programas adecuados se pueden cambiar de formato adaptándolos a nuestras necesidades.

Por ejemplo,  podemos transformar una imagen ISO de un SuperAudioCD (SACD) en varios archivos AC3, listos para ser enviados a cualquier decodificador Dolby Digital. ¿Por qué? Tanto el SACD como otros formatos de alta definición más recientes (por ejemplo, Dolby True HD) ofrecen una elevada calidad a cambio de un elevado ancho de banda.

Si utilizas una conexion HDMI dispones de 37 Mbps para audio, con lo cual puedes enviar PCM sin comprimir y sin problema: hasta 8 canales a 192 KHz y 24 bits (24 x 192000 x 8 = 37Mbps aprox). Como ya comentamos, sólo necesitas un XBMC calentito para reproducir estos archivos de alta definición (si tu receptor soporta dichos formatos, claro)

Si tu ordenador aún se limita a una salida óptica (SPDIF o similar), la cosa se complica. En 3 Mbps sólo puedes meter 3 canales sin comprimir (cada canal a 24 bits y 48Khz necesita 1Mbps). Si los estándares lo permitiesen eso se traduciría en un humilde 2.1

Pero no todo está perdido: formatos como Dolby Digital o DTS permiten disfrutar de 5.1 vía SPDIF, gracias a que comprimen los canales para que quepan en esos 3 Mbps.

Así pues, con una pequeña perdida de calidad en cada canal (muchas veces inapreciable) se puede disfrutar de SACD o Blu Rays en cualquier equipo incluso con un simple SPDIF. Basta convertirlo a DTS o Dolby Digital (AC3). El formato DTS a veces da dolores de cabeza para reproducirlo (literalmente, cuando el receptor no lo entiende y lo reproduce tal cual como chirriantes bits)

El proceso de conversión es bastante sencillo gracias a Foobar. Instalamos los módulos de entrada pertinentes (para SACD, para DTS, para Dolby True HD…) y el conversor a AC3, “Aften encoder” (incluido en la suite WavToAC3Encoder). Añadimos Aften como conversor de salida (desde el panel de conversión) especificando los parámetros del comando:

-b 640 -pad 0 -readtoeof 1 -exps 32 -s 1 %d

(o sea, 640 Kbps CBR por canal, estrategia de búsqueda de exponentes de alta calidad -tamaño 32-, block switching con MDCT de 256 puntos)

Y las opciones del diálogo “Lossy” y 24 bits (highest BPS mode supported)

Después es tan fácil como abrir el fichero original y convertirlo con el conversor Aften

Lo dicho: con un poco menos de calidad, conseguimos un formato multicanal (AC3) ampliamente soportado en reproductores software, receptores, media centers y demás, que no necesita HDMI (incluso podría funcionar con 6 cables corrientes si tu receptor tiene esas entradas analógicas multicanal) y además ocupa menos (unos 300 MB por álbum, frente a los 2 o 3 GB de una ISO de SACD).

¿Cuándo se le ocurrirá a alguien expandir las tiendas de música (como la Apple Store) con una reedición de todas las obras multicanal (SACD, DVD-Audio, etc) en formato AC3, fácilmente descargable y reproducible?

Reproducir SACD multicanal en tu ordenador

Con Foobar2000 y el plugin SACD puedes reproducir los Super Audio CD que pululan por la red en formato ISO. Al principio esos discos sólo podían reproducirse con aparatos dedicados: por ejemplo, la Playstation 3 original. Hace unos años alguien aprovechó precisamente la Play3 para extraer el audio de los SACD, permitiendo por fin que todo el mundo pudiese comprobar la calidad del formato sin tener que comprar uno de esos caros reproductores hardware.

Para reproducir las pistas multicanal (normalmente 5.1) de los SACD hacen falta varias cosas. Además del plugin SACD, instala el plugin WASAPI. Elige WASAPI como salida de Foobar y ponle una latencia menor de 1 segundo (por ejemplo, 240 ms).

Después de estos cambios, Foobar convertirá en tiempo real el flujo DSD almacenado en la ISO del SACD en un flujo PCM multicanal (toma siglas!). Esto requiere bastante cálculo, así que si tu procesador no tiene suficiente potencia puedes convertir primero el DSD a PCM y guardarlo como WAV o como FLAC.

El último tramo es llevar el flujo PCM a algo que lo reproduzca. Lo más sencillo hoy en día es aprovechar la salida HDMI de las tarjetas gráficas actuales (las básicas como la basada en el AMD HD6450 rondan los 30 euros), dejando que se encargue de la decodificación un home cinema (en los Denon, por ejemplo, el flujo aparece como Multi In). Por cierto, en las propiedades avanzadas de configuración de sonido de estas tarjetas, puedes especificar los parámetros de salida, por ejemplo 24 bit 48 KHz, o 16 bit 96KHz. Si todo está correcto, el home cinema reconoce el cambio mostrando en la pantalla “48” o “96”.

Otra posibilidad, es usar directamente la tarjeta de sonido del PC, si tiene varias salidas analógicas (cada una conectada convenientemente, por ejemplo a un conjunto de altavoces 5.1 Logitech)

Para otras experiencias multicanal, mira estos artículos.

Ya sólo quedan pendientes los formatos de Blu Ray, como Dolby True-HD y DTS-HD (los flujos también circulan ya por Internet como .m2ts, pero sospecho que los reproductores gratuitos como VideoLan todavía no los soportan en multicanal) El reproductor XBMC los soporta con el nuevo AudioEngine, que se incorporará oficialmente en la versión 12 (Frodo). Mientras tanto, ya puedes probarlo descargando alguna versión no estable. Sólo tienes que configurar la sección de audio habilitando los formatos con los que sea compatible tu home cinema, el número de altavoces que tienes y la salida (una vez más, WASAPI)

Por fin encendí la luz azul de mi home cinema 🙂

Mitos audiófilos

Un artículo interesante sobre los mitos de la audiofilia, disponible en Audiocritic.

Las tres primeras “mentiras” (cables, válvulas de vacio, vinilo) son tan habituales que forman casi un dogma entre los audiófilos, pero los argumentos de Peter Aczel son bastante convincentes. Con los archivos digitales en alta definición que tenemos disponibles hoy en día, la calidad de sonido no justifica a los vinilos o a otros inventos como el SHM-CD.

A veces la audiofilia mueve grandes cantidades de dinero, lo cual es un buen incentivo para intentar justificar inventos que cuestan mucho más y que en el fondo son un efecto placebo. Lo cual no quiere decir que un equipo bien montado de enchufe a altavoz no suene mejor que un equipo básico. Simplemente, ser critico a la hora de invertir dinero en cada componente: muchas veces una gran inversión apenas mejora un poco la calidad final del sonido. De hecho, a veces se puede conseguir una gran calidad por un precio mucho menor simplemente cambiando de marca. El precio no siempre correlaciona con la calidad.

Y recuerda: la mayor diferencia está en los altavoces (o cascos). Empieza tu inversión por ahí.

Nuevo (Julio 2012): a propósito del “Masterizado para iTunes”, en ArsTechnica publicaron un interesante artículo (Importa el “masterizado para iTunes a la música”?) que también toca el tema de la audiofilia como parafilia (en particular, los formatos de altísima resolución, 24/96 y superiores). En el artículo afirman que los nuevos masters optimizados para el formato iTunes Plus de la Apple Store sí aportan mayor calidad.

Yo últimamente pienso que influye más el proceso de mezcla (como las nuevas mezclas Ultimate de Mike Oldfield) que el remasterizado. Salvo que comparemos un masterizado mal hecho con un remaster en condiciones… que no suele ser el caso de los clásicos.

¿Qué se siente con un equipo de música de 100000 euros?

En el análisis del equipo Shindo que hacen en 6moons podemos intuir el placer de escuchar música en un equipo audiófilo a tope… que nunca podremos permitirnos… 100000 euros, ahí es nada… Esos precios realimentan la conspiranoia de que la audiofilia en realidad es una necesidad compulsiva de gastar un pastizal en pos del equipo más caro que uno puede permitirse… Aunque yo creo que cualquier audiófilo sensato hace pruebas extensivas antes de invertir un péntimo de euro… empezando por los altavoces (ya tú sabes, el elemento clave de cualquier equipo de alta fidelidad)

Lo más curioso es la afirmación “incluso la música mal grabada (con calidad de sonido pobre) cobra vida en estos equipos”

Si te toca la lotería y lo tuyo no son los Ferrari, quizá puedas invertir en los Shindo 😉

ACTUALIZADO: ¿y con un equipo de 300 000 euros? ¿quien da más?

Hacia el sonido de alta resolución…

Gracias a la Interné, en estos tiempos modernos se pueden conseguir versiones de alta resolución y/o multicanal de algunas grabaciones clásicas.

Los formatos de mayor difusión son:

  • stereo, 24 bit, 96KHz, conocidos como “24/96” (codificados en FLAC), a partir de los máster de estudio o de vinilos
  • multicanal 5.1 48KHz 16 bits? (DTS), a partir de SuperAudio CDs o DVD audio

La primera cuestión es… ¿realmente se aprecia diferencia entre la alta resolución y el CD? Pues… algo si se aprecia, sobre todo si se trata de una obra con cierta sustancia (rango dinámico)

¿Realmente resulta mejor el fichero obtenido a partir de un vinilo que de su CD equivalente? De nuevo, pues… algo sí se nota… pero el problema es que el sonido es tan subjetivo… De hecho resulta curioso como puede influir. En el caso de los 16 a 24 bits, la diferencia en el rango pasa de 65000 a 16000000. Seguramente un oido “normal” sea capaz de distinguir en un rango mayor de 65000 (pero… ¿cuánto?) y por eso las grabaciones en 24 bits tienen esa sutileza derivada del mayor rango dinámico. Sin embargo, en el caso de los 96KHz, la diferencia sería en la mayor frecuencia registrable, que pasaría de los 22KHz del CD a los 48KHZ de la alta resolución (a 96KHz). Aquí ya tengo mis dudas de si un oido “normal” es capaz de escuchar algo a 48KHz…

¿Cómo mantener la alta resolución? ¿Basta con SPDIF, o es obligatorio HDMI? Pues parece que configurando bien toda la cadena de juguetes, el SPDIF es suficiente para 24/96.

Lo que sí está claro es que la primera mejora resulta de algo tan simple (y tan escaso) como un buen máster. Por suerte hay gente como los del Mobile Fidelity Sound Lab (MFSL) que recuperan albumes dotándoles de un sonido a la altura de la composición. Después de escuchar la edición 24/96 del vinilo Warner del “Black” de Metallica, y la de HDmasters, si se aprecia una mejora en la calidad del sonido (sospecho que por los 24 bits). Pero en cuanto a vinilo vs master HD, es más relativo ya que son másters diferentes, cada uno con sus virtudes y sus defectillos.

Al mismo tiempo, probablemente se gane muy poco con un remaster simplón que se limite a registrar en alta resolución el master anterior.  Sobre las versiones en alta resolución y multicanal que se incluyen en el DVD de la edición especial del “Automatic for the people” de R.E.M. Según el libreto, “Advanced Resolution Surround Sound 48KHz / 24 bit”, o MLP Lossless. La edición 24/48 me suena mejor que el CD.

Y como último ejemplo de vinilo digno de ser oido en formato digital 24/96, el album “Stan Getz & Joao Gilberto”, en la remasterización de MFSL. Un placer para los oidos…

Programas

Conversión FLAC -> DVD video: http://audioplex.sourceforge.net/

Reproductor DVD audio para PC/ MAC ?

Conversión FLAC en Mac: http://xact.scottcbrown.org/

XXX -> DTS 96/24 ??

DTS -> DVD y más: Audiomuxer

Foros

Multichanel sound http://www.quadraphonicquad.com/forums/content.php

http://www.surroundbyus.com/sbu/

Opiniones

“Frankly, if you do not possess a library consisting of 24-bit Linear PCM audio, it’s not worth the extra storage to encode anything as lossless or uncompressed 16-bit LPCM (for Apple-TV like devices, since AppleTV upconverts 128 and 256 Kbps AAC to 16-bit (1411 Kbps), 44.1kHz, Linear PCM. AppleTV also downconverts 24-bit, 48kHz, Linear PCM (2308 Kbps) to 16-bit PCM).
CD audio is dithered and limited to 65,536 amplitude values per quantization interval and at 128 Kbps, AAC is more than capable of delivering the same amplitude resolution, dynamic range and frequency response (when the sample rate is left at or above 2x the Nyquist rate). CD Digital Audio (Red Book) is dithered 16-bit, 44.1kHz, stereo LPCM.
I have a lot of 24-bit LPCM and I leave that uncompressed, everything else I encode between 128 to 256 Kbps AAC. ” Avatar74

Experiencia multicanal (II)

Ahora que los equipos “home cinema” son bastante populares, uno esperaría poder disfrutar fácilmente de música multicanal.

Ciertamente, hay unos cuantos DVD (o Blu Ray) que en letra pequeña afirman aportar sonido multicanal. Ilusionado lo pones en tu sistema de sonido y… nada. Una vez más, el multicanal se traduce en sonido estéreo con una imperceptible reverberación en los canales traseros.

Por suerte, hay algunas obras que realmente aprovechan el sonido multicanal: las ediciones en DVD Deluxe de Mike Oldfield (en particular los tres primeros, Tubular Bells, Hergest Ridge y Ommadawn), el DVD incluido con el CD de Star Wars Revenge of Sith, la edición en DVD del Aero de Jean Michel Jarre… Comenta tus favoritos abajo 🙂

De los Super Audio CD (SACD) no hablo, los reproductores valen una pasta y los discos no se han pirateado dignamente (se pueden encontrar por ahí conversiones de SACD a DTS, pero no siempre son fáciles de reproducir en un ordenador)

Postdata: otra forma de aprovechar DVDs, BluRay,etc… es regisrando la música en alta resolución (high resolution, o HR). Típicamente, 48 KHz 24 bits. Espero poder escribir mi experiencia con esos formatos en breve 🙂

Experiencia multicanal

(actualizado 14/09/2011)

Con una tarjeta de sonido 5.1 y 6 altavoces ya puedes comenzar a disfrutar del sonido envolvente.

Con una configuración más completa la cosa debería ser más sencilla: conectar el ordenador al amplificador vía SPDIF, reproducir y listo. Pero no todos los formatos se dejan paladear tan fácilmente.

La mayoría de los amplificadores de “cine en casa” soportan las codificaciones clásicas: Dolby Digital y DTS (siempre que configures el amplificador para que escoja la apropiada automáticamente). Las tarjetas de sonido modernas con salida SPDIF también suelen cumplir su trabajo (siempre que la frecuencia de salida de la tarjeta coincida con la de la señal)

Curiosamente para las alturas a las que estamos, cada reproductor se comporta de un modo distinto. VLC digiere todos los formatos, tiene opción para usar la salida digital de la tarjeta de sonido y entre sus muchos codecs hay uno para A52. Todo lo cual se traduce en que funciona estupendamente para visionar DVDs y películas en general (con sonido 5.1 en particular). Pero la música en DTS se le atraganta.

Si fuese sencillo encontrar nuestra música favorita digna de surround en formato DVD Audio (que es el formato más “universal”, dada la cantidad de reproductores de DVD existentes), no necesitaríamos la reconversión a DTS audio. Pero como no es el caso…

Foobar reproduce los discos DTS, pero no tan fielmente como a uno le gustaría: muchos de ellos los pasa al amplificador como DTS estéreo.

Sorprendentemente el que no falla es el Windows Media Player Classic, con su codec A52 particular. Sea DTS Wav o DTS CD, se lo pasa al amplificador en glorioso DTS multicanal. Lo cual permite apreciar la calidad del formato, a pesar de que las remezclas no suelan estar a la altura… y es que casi toda la música está concebida para estéreo. Creo que en la música en directo uno nunca está en el centro, rodeado por todos lados de músicos. En los conciertos en vivo, el sonido que no viene directamente del panorama estéreo frontal es mera acústica. Claro que, como diría Jordi Savall, cada espacio tiene su silencio… o su reverberación.

Y algo parecido ocurre con las frecuencias, tristemente la mayor parte de la música no alcanza el rango supergrave en el que se especializan los subwoofer… Con lo que si ya tienes unos buenos altavoces frontales, no vas a ganar mucho añadiéndolo. Salvo

El subwoofer en su simplicidad puede resultar difícil de configurar. De hecho, la autoconfiguración Audissey me lo dejó prácticamente apagado. Además, el trabajo de graves estaba delegado en el subwoofer. Resultado: tres altavoces decentes mal aprovechados dando un sonido discreto en graves.

Así pues, si después de la autoconfiguración el sonido no te convence, atrévete a hacer ajustes manuales. En mi caso, tras modificar la distancia y el nivel (en dB) para el subwoofer la cosa ya mejoró bastante. También puedes hacer pruebas con la activación (LFE+principal) y el rango de frecuencias que se pasará al subwoofer.

Ahora si que estoy redescubriendo mi música favorita 🙂 y como algunas canciones realmente aprovechan toda la zona audible de graves… haciendo que todo el cuerpo sienta las vibraciones, no solo los oidos

En configuraciones mini, todos los mini-altavoces reproducen las altas frecuencias y medias-altas y le dejan al subwoofer todo el espectro de medios-bajos y graves (supliendo el cono de graves de los altavoces de tamaño convencional). El sonido es bueno y el espacio que se comen los altavoces es mucho menor.

La opción más convincente para música es un par de buenos altavoces en torre. Son enormes, pero garantizan un tratramiento óptimo de todas las frecuencias sin complicaciones de frecuencias de corte, fases ni nada que se le parezca. Claro que la audiofilia se paga cara, unos altavoces así no bajan de 1000 euros… los básicos (para adictos al sonido hi-fi)

Cabe recordar pues que en tema de sonido cada uno es cada uno (como en casi todo), así que antes de soltar pasta acércate a alguna tienda profesional que tenga una gama variada de altavoces y vete probando varios. Muchas veces una diferencia de cientos o miles de euros se traduce en una pequeña mejora para nuestros oidos…

En el caso de los CD DTS, lo más directo es montar la imagen con algún programa como PowerIso.

Ya comienzan a verse algunos Blu Ray musicales codificados en Dolby HD 7.1… ¿se notará la diferencia? Hay quien dice que el mejor formato ya se inventó hace tiempo: el SACD. En cualquier caso, para estas cataratas de sonido el SPDIF se queda corto, así que habrá que esperar a montar un sistema con HDMI…