Comicortos y series, Agosto-Septiembre 2019

“La fábrica de problemas”, de Paco Alcázar

“Cómo no hacer nada”, de Guy Delisle

“Mi sombra a lo lejos”, de Lewis Trondheim

“Black Jack”, de Osamu Tezuka

“Nuevas hazañas bélicas”, Hernán Migoya

“Evasión o victoria”, de Monteys

“Con el Moscardo tras la oreja”, de Kim

“La pasión aria”, de Natacha Bustos

“Las aventuras falangistas del joven Samaranch”, de Joan Escandell

“¡Pánico en la muela”, de Calpurnio

“Raza 2”, de Miguel Ángel Martín

“El badajo de Badajoz”, de Ventura

“La derrota de Durruti”, de Juanjo Sáez

Pixel art con Gimp

Para sprites, un buen punto de partida es una imagen de 32×32 pixels.

Activar la rejilla, adaptada a pixel art (Imagen/Configurar rejilla/1×1 pixel)

Se puede aprovechar las capas de Gimp para hacer un “boceto a lápiz” en una capa y el “arte final” en otra.

Las herramientas básicas para dibujar son el lápiz, el borrador y la herramienta de relleno.

A la hora de colorear, casi siempre “menos es más”. Ejemplo: la paleta de la NES.

Para dotar de profundidad al sprite hay varias estrategias. Una opción simple es usar sombras y brillos. Una técnica clásica para suavizar la transición entre luz y sombra es el “dithering” (tramas de píxeles):

Para practicar, resulta interesante basarse en clásicos del pixel art. En spriters-resource hay tilesets de Zelda: A link to the past