Como se hizo “La leyenda del tiempo”

Tiempo de leyenda” es un estupendo documental que rememora el proceso de creación de un álbum clásico, “La leyenda del tiempo”, de Camarón (respaldado por una larga lista de talentos, de Kiko Veneno a Raimundo Amador)

“Camarón lo hizo posible”, un interesante artículo sobre las letras de “La leyenda del tiempo”

Pasar el rato

Cuando no se puede o no se quiere dedicar mucho tiempo a jugar, resultan ideales los juegos para pasar al rato (“casual gaming”). Juegos que no exigen demasiadas energías, que son indulgentes con el jugador (priorizando la sensación de poder y competencia frente a la frustración), que dan tiempo para disfrutar del paisaje (y tienen un paisaje atractivo que se puede disfrutar), juegos con sentido del humor, que no se toman demasiado en serio a sí mismos.

Juegos con mecánicas sencillas e intuitivas, conscientes de que quizá la última partida fue hace un mes, y el jugador no recuerda con qué tecla se abría el cofre (no problem: al lado del cofre aparece un pequeño recordatorio de qué tecla es), o no recuerda cual es la siguiente misión, o simplemente tiene un sentido de la orientación limitado, incluso para un plataformas “simple” (no problem: un pequeño indicador da una pista de en qué direcciones quedan cosas pedientes por resolver)

Incluso, juegos sin violencia y sin riesgo de morir, donde se puede experimentar y explorar sin miedo. O, incluso, juegos “cortos”. En el pasado, podía parecer una herejía pedir dinero por un juego que se pueden completar en una hora o menos. ¿Y si esa experiencia breve merece la pena? ¿No merece ser valorada, que sus creadores tengan una recompensa a sus esfuerzos? No hay que olvidar que, al igual que en otros medios (como el cómic o el álbum ilustrado), una cosa es el tiempo requerido para disfrutar de la obra, y otra escala muy diferente es el tiempo que tienen que dedicar los creadores de dicha obra (semanas, meses…)

Un “efecto colateral” de la “explosión” de los videojuegos independientes (“indie”) es que hay más creadores que pueden enfocarse en nichos más diversos, como es el caso de estos videojuegos “casual”. Dos buenos ejemplos son “A short hike” y “The adventure pals”.

Un superinteresante making-of de “A short hike” por su creador

Trailer de “The adventure pals”

La clave es que cada jugador pueda encontrar el tipo de experiencia que le convenga, y en este sentido puede ser útil clasificar no sólo por género (“rogue-lite metroidvania crawler oriental”), o por potencial de ambicionar (“triple A” versus “indie”), si no también por alcance.

En este sentido, siguen siendo totalmente válidos los juegos con mundos inagotables, en los que sólamente a caracterizar las habilidades del personaje que preferimos podemos dedicar horas. Nunca he sido fan de los juegos extremadamente complejos, pero sí he disfrutado de videojuegos con horas y horas de contenido, que se traducían en semanas de disfrute.

Largos y cortos, los videojuegos pueden (¿deben?) hacernos pasar un buen rato, formar parte de nuestra vivencia cultural, ser recordados décadas después.

Proton: juegos para Windows en Steam para Linux

Hay muchos juegos que por defecto no aparecen como “instalables” en Steam para Linux. En “Propiedades”, se puede habilitar “Force the use of a specific Steam Play Compatibility Tool” y elegir una versión de Proton.

Una vez instalado el juego en Linux, puede ser que no funcione. Proton soporta opciones de ejecución para ayudar a que funcione. Estas opciones se pueden definir en “Set launch options”. Una muy socorrida es el uso del Direct3D de Wine:

PROTON_USE_WINED3D=1 %command%

Hay juegos con aspecto 2D, como el estupendo “The adventure pals”, que pueden necesitar de esta opción para funcionar.

Algunos juegos sincronizan las partidas guardadas automáticamente. En caso de que tengas una partida guardada en Windows y no te aparezca en Linux, puedes probar a copiarla.

Siguiendo con “The adventure pals”, en Windows guarda las partidas en…

\Usuarios\NOMBRE_USUARIO\AppData/LocalLow/Massive\ Monster/The\ Adventure\ Pals/user-1/saves

Podemos renombrar (por si acaso) el directorio saves de Linux…

SteamLibrary/steamapps/compatdata/396710/pfx/drive_c/users/steamuser/AppData/LocalLow/Massive\ Monster/The\ Adventure\ Pals/user-1/saves

y copiar el directorio saves de Windows.

ML: separar las pistas de una canción (karaoke, remix…) con Spleeter

El Machine Learning (ML), que no para, nos brinda una nueva aplicación que hará la delicia de aficionados al karaoke y la remezcla.

Spleeter extrae de forma automática y rápida las pistas (stems) individuales de una canción. En muchos casos la calidad del resultado es sorprendente. De momento está limitado a un máximo de 5 “subdivisiones” (el reparto más habitual de las músicas próximas al pop/rock): batería, bajo, piano, voz y “otros”. Curiosamente, en mis pruebas la pista que suena más pobre es la de bajo…

En cualquier caso, es muy fácil de instalar y utilizar y totalmente recomendable (Spleeter Wiki)

Comicortos y series, abril-mayo

“El Jueves”

Irene Márquez

Igor

Maikel

Don Julio

“Lecturas a domicilio. Libro naranja”

Alfonso Zapico

Tyto Alba

Raquel Alzate

Santiago García y Pepo Pérez

Pedro Vera

Nadar

Laura Pérez

Juaco Vizuete y Santiago García

José Domingo

Javier de Isusi

“EL Víbora”

“La verdad absoluta”, de Varela y Agrimbau

“Lardin” número 1

Max

J. M. Beá / Roberta Vazquez

“Fetus collection”, de Shintaro Kago

“Sònic comix”

Javier Olivares

Max

Keko

“Haciendo amigos” número 5, de David Ramírez

“Batman: hijo pródigo” Bright, Hanna, Grant, Roy

“Try your best”, de Michael Sweater