Trabajar de pie

Culturalmente nos vemos arrastrados a pasar mucho tiempo sentados, en particular en ciertos trabajos. Poco a poco las alternativas se van haciendo más populares.

Algunos expertos han puesto cifras: lo “recomendable” es estar al menos 4 horas de pie (artículo en Washington Post).

Este video también ofrece argumentos a favor de permanecer menos tiempo sentado:

Atrévete y verás como en 1 mes te sientes mejor (e incluso adelgazas ^_^ ). Y si después del mes no te convence, siempre puedes volver al “estilo sedente”.

En cualquier caso, lo importante es experimentar uno mismo y encontrar tu proporción personal óptima. Tan malo como estar todo el día sentado es estar todo el día de pie. Normalmente, la virtud está en el termino medio (como apuntan en un artículo de The Guardian)

El cambio de tendencia cuesta, por eso lo prudente es ir incrementando el tiempo total diario que pases de pie, e ir alternando (por ejemplo, comer sentado y arrancar la digestión sentado)

En cambio, hacer la prueba no cuesta nada:

wpid-14458663850091.jpg

Si te convence la idea, las posibilidades son múltiples. Por ejemplo, aprovechar las patas mecánicas de Ikea para montarte una mesa de trabajo adaptable eléctrica Ikea

Y para los ratos que uno está sentado, no está de más recordar algunas cosillas básicas de ergonomía

Macrobiotica

Na cadeia ele achou oportunidade para exercitar uma espécie de ascetismo, deixou de comer carne, adivinhou sabedorias orientais que o levaram a estudos posteriores e à alimentaçao macrobiótica. Esta última, literalmente, mudou sua vida: seu corpo, sua pele, seu temperamento mudaram para melhor e para sempre. (Caetano Veloso)

Forma simple de probar un menú macrobiótico en Madrid: La Biotika

40 consejillos

vía Maricarmen…

1) Nunca prives a nadie de la esperanza; puede ser lo único que una persona posea.

2) No tomes decisiones cuando estés enojado.

3) Cuida tu postura física.

4) Nunca hables de negocios en un elevador.

5) No pagues un trabajo hasta que esté concluido.

6) Cuídate de quien no tenga nada que perder.

7) Aprende a decir “NO” con cortesía y presteza.

8) No esperes que la vida sea justa.

9) No dudes en perder una batalla, si esto te lleva a ganar la guerra.

10) Se atrevido y valiente.

11) No aplaces las cosas. Haz lo que sea preciso en el momento preciso.

12) No temas decir “no sé”.

13) No temas decir “lo siento”.

14) Elogia a tres personas cada día.

15) Contempla el amanecer por lo menos una vez al año.

16) Mira a los ojos a las personas.

17) Di “gracias” con frecuencia.

18) Di “por favor” con frecuencia.

19) Gasta menos de lo que ganes.

20) Trata como quisieras que te trataran.

21) Haz nuevas amistades y cultiva las viejas.

22) Guarda los secretos.

23) Reconoce tus errores.

24) Sé valiente; si no lo eres, finge serlo, nadie advertirá la diferencia.

25) Utiliza las tarjetas de crédito sólo por comodidad, nunca por el crédito.

26) No engañes.

27) Aprende a escuchar. A veces las oportunidades tocan muy seguido a la puerta.

28) Elabora una lista de las cosas que desees experimentar antes de morir. Llévala en tu cartera y consúltala con frecuencia.

29) Haz oídos sordos a los malos comentarios.

30) Las ideas buenas, nobles y capaces de cambiar al mundo provienen siempre de una persona que trabaja sola.

31) Cuando entres en algún lado, el que sea, hazlo con determinación y confianza.

32) Cuando tengas un limón, siempre procura hacer con el una limonada.

33) Ten un perro, pero no permitas que moleste a los vecinos.

34) Recuerda los cumpleaños de los demás.

35) Canta en la ducha.

36) Utiliza el dinero honrado.

37) No fumes.

38) Nunca permitas que te vean borracho.

39) Presta sólo los libros que no te importe recuperar.

40) Elige con mucho cuidado al compañero (a) de tu vida, de esta única

decisión se derivará el 90% de tu felicidad.

Lumbalgia: la postura es fundamental

De pie: “crecer hacia arriba”, energía en glúteos y abdominales.

Sentado: intentar no pasar demasiado tiempo sentado. Mantener piernas y codos en ángulo recto, lumbar bien apoyado en el respaldo, piernas no colgando. Alternar con “sentadilla”.

Dormir: de lado con un cojín entre las rodillas (para mantener la postura con comodidad) o boca arriba con una almohada bajo el cuadriceps (para elevar ligeramente las piernas y relajar las lumbares)

Agacharse: siempre con las piernas flexionadas (independientemente de que se doble o no la espalda). Mejor agacharse hacia “sentadilla”, que doblando la espalda (al estilo “saludo japonés”)

Nuevo: ¿Por qué los indígenas so sufren dolor de espalda?