Bronx

No podía parar de pensar en el anuncio del apocalípsis que se va desgranando en Watchmen. Yo siempre fuí más de cómics, cómics de segunda mano. En parte tampoco era fácil conseguir otras cosas por el barrio…

El fin del mundo parece cosa de horas. No me da tiempo a hacer grandes reformas, y tampoco tengo una lista de /sueños/caprichos/deseos reprimidos/ pendientes a los que abocarme locamente, como está haciendo la mayoría. Me basta con gozarme este cigarillo, mientras pienso en el fin del mundo y yo. Con las pequeñas cosas es fácil achacarse responsabilidades o culpas, llevados por el ego y su afán de protagonismo, a veces mesiánico. El fin del mundo son palabras mayores. Mira que él siempre decía: “Salvador, te estás descarriando” Pero no, no puede ser que este mega-marrón galáctico-universal sea culpa mía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *