Viaje al centro de la tierra

Ella era la mejor. Habiamos perdido la cuenta de lis fardos que nos habia pasado. Pero el jefe tenia que meter la nariz. Y claro, no iba a ir sin su mano derecha. Total, que estaba cantado que les pillaban.
Suerte del pasado espeleologico del boss, quiza asi consiga salir del embrollo en el que se ha metido…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *