Producción de animación clásica, ayer y hoy

Blancanieves, de 1937, costó 1.4 millones de dólares de la época (unos 22 millones de dolares en 2015), y requirió un equipo de casi 300 personas trabajando durante unos 3 años (o sea, al menos 575000 horas de trabajo). Dura 83 minutos. Grosso-modo, cada minuto de animación “costó” 250 000 dolares, y 7000 horas de trabajo. La hora de curro saldría a una media de 35$ actuales.

Tiana y el sapo, de 2009, costó 100 millones, y los esfuerzos de varios equipos (algunos subcontratados), en total unas 700 personas, también durante unos 3 años. 1’3 millones de horas, al menos. La película dura 97 minutos. Luego el minuto sale 1 millón de dolares y 13000 horas (75$/hora, de media)

A pesar del potencial de los medios actuales, de contar con mucha más gente, y un presupuesto por minuto mayor… la animación de Blancanieves luce más virtuosa y fluida. ¿Será este otro ejemplo de que una persona talentosa vale por 2 o 3 menos talentosas? ¿De que los equipos “pequeños” e integrados funcionan mejor que una muchedumbre subcontratada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *