El coste de los accesorios de la Raspberry Pi

La Raspberry Pi posee una gran versatibilidad, a pesar de su pequeño tamaño y consumo, por eso resulta idónea como media center, servidor de ficheros, pasarela remota… Siempre que uno esté dispuesto a cacharrear un poco: no olvidemos que se pende tal cual, y que tal cual no funciona. Necesitamos como mínimo un cable micro-USB para alimentarla y una SD con algún Linux para ARM.

Para un uso cómodo y habitual, resulta recomendable:

  • tarjeta inalámbrica USB: TP-Link wireless Nano USB 802.11N, 8 euros
  • un replicador de puertos USB con alimentación, que soporte tanto la Raspberry Pi como un disco duro externo de 2.5″: Dlink DUB-H4/E, 15 euros
  • tarjeta SD 8GB clase 10: 8 euros
  • cable micro-USB a USB: 6 euros
  • Carcasa de plástico (via impresora 3D): 3 euros

Total, en los accesorios gastamos 40 euros, lo mismo que cuesta la propia Raspberry. Pero aún así, el total sale por unos 70 euros, bastante competitivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *