“Pasillo de la prisa”, de Pedro Salinas

¡Quémate día, quémate
en la —¡quémate día!— hoguera
de la prisa!
¡Pronto la llama alta
que me espera otro tú, otro día!
¡Más alta llama! Te echaré
porque te acabes antes
todo lo que me pidas.
Toda mi perfección guardada y seca,
ahorro de tantos años,
¡cómo la despilfarro,
viéndola chispear, brotar, chascando
para que ella me invente al consumirse
un mundo en blanco!
Desnudo del ayer, del hoy desnudo
¡qué ardiendo, qué saltando!
lo recordado —briznas—,
lo deseado —¡qué olor fresco de retama!—,
en la hoguera lo veo. Yo lo eché.
Pero aún me quedo yo.
Derecho, yo también
a la llama, a la prisa,
a llegar, a pasar, limpio, por fuego
más allá, al otro lado
—fénix, al otro día—
del día, de la prisa.

Quédate a mi lado

Quédate a mi lado: ya pasó.
El paseo no es lo que te dije.
El lado calmante de la vida es
no mirar atrás; ya pasó.

Me hablaron sobre perdurar:
un sentimiento tan antiguo, que está muerto.
Me debieron de engañar,
así que quédate a mi lado. Lo siento.

Me dibujo el choque ideal,
pero se que no me creeré.
Llegará la hora en que me dejarás.

Quédate a mi lado:
es sexy
la forma en la que hablamos de cosas,
la forma en que nos reimos con el amor,
la forma en que nos estamos deslizando.

Crash! Tu vida ha sido una mierda
porque quieres hacer el tonto,
¿puede alguien derribarte con un choque,
otra forma de decir que te gusta inventártelo según circulas?.
Si es mucho, muéstrales lo que tienes.

Quédate a mi lado:
quiero que continues el tema que somos,
aunque el lado calmante de la vida
sólo sea lujuria.

Me dibujo el choque ideal,
pero se que no me creeré.

¿Como puede un hombre matar poco a poco?
¿Cómo dura el tiempo hasta que está hecho?
¿Cómo puede dejar a alguien?
¿Cómo puede hacerlo con ternura?

Crash! Tu vida ha sido una mierda
porque quieres hacer el tonto,
¿puede alguien derribarte con un choque,
otra forma de decir que te gusta inventártelo según circulas?.
Si es mucho, muéstrales lo que tienes.

Vas a ir al infierno con una cierta predisposición,
inténtalo, haz que venda y entonces te estrellas.
Vas a tener que retirarte de la circulación.

Si es mucho, muéstrales lo que tienes.
Ahora mismo, necesito mis manos
para esconder esta mierda;
necesito mis ojos,
para ver adónde voy;
y necesito a alguien…

Quédate a mi lado:
es sexy
la forma en la que hablamos de cosas,
la forma en que nos reimos con el amor,
la forma en que nos estamos deslizando.

“The Ideal Crash”, dEUS

Palabras y hechos

Odio las palabras porque hacen soñar,
porque no cumplen lo prometido.
Odio todas la palabras
que hacen acordar,
porque roban al futuro
y dejan fijados
a un pasado de remordimiento.

Odio las palabras que me dijiste en la playa,
porque no fuiste tú la que hablaba:
el mar profundo,
el sol dominante,
la playa soleada,
las risas de los niños…
ellos hablaban.

Odio todas la palabras, excepto
las que no se dicen,
porque hacen hablar
a un corazón enamorado,
a un alma sincera,
a una mente inteligente.

La poesía del mundo,
el cariño de un perro,
una flor en el invierno,
un beso profundo;
el día después de la noche,
la vida después de la muerte…
ellos dejan hablar.

No quisiera que a las palabras
siguieran los hechos,
sino que al hecho cumplido
siguieran las palabras,
inútiles,
pero inocuas.

“Palabras”, de Andrea Mucciolo

Itaca, de Konstantinos Petrou Kavafis

Itaca, poema inspirado en “La odisea” de Homero. Por Kavafis (también conocido como Cavafis)

Ἰθάκη

Σὰ βγεῖς στὸν πηγαιμὸ γιὰ τὴν Ἰθάκη,
νὰ εὔχεσαι νἆναι μακρὺς ὁ δρόμος,
γεμάτος περιπέτειες, γεμάτος γνώσεις.

Τοὺς Λαιστρυγόνας καὶ τοὺς Κύκλωπας,
τὸν θυμωμένο Ποσειδῶνα μὴ φοβᾶσαι,
τέτοια στὸν δρόμο σου ποτέ σου δὲν θὰ βρεῖς,
ἂν μέν᾿ ἡ σκέψις σου ὑψηλή, ἂν ἐκλεκτὴ
συγκίνησις τὸ πνεῦμα καὶ τὸ σῶμα σου ἀγγίζει.

Τοὺς Λαιστρυγόνας καὶ τοὺς Κύκλωπας,
τὸν ἄγριο Ποσειδώνα δὲν θὰ συναντήσεις,
ἂν δὲν τοὺς κουβανεῖς μὲς στὴν ψυχή σου,
ἂν ἡ ψυχή σου δὲν τοὺς στήνει ἐμπρός σου.

Νὰ εὔχεσαι νά ῾ναι μακρὺς ὁ δρόμος.
Πολλὰ τὰ καλοκαιρινὰ πρωϊὰ νὰ εἶναι
ποὺ μὲ τί εὐχαρίστηση, μὲ τί χαρὰ
θὰ μπαίνεις σὲ λιμένας πρωτοειδωμένους·

νὰ σταματήσεις σ᾿ ἐμπορεῖα Φοινικικά,
καὶ τὲς καλὲς πραγμάτειες ν᾿ ἀποκτήσεις,
σεντέφια καὶ κοράλλια, κεχριμπάρια κ᾿ ἔβενους,
καὶ ἡδονικὰ μυρωδικὰ κάθε λογῆς,
ὅσο μπορεῖς πιὸ ἄφθονα ἡδονικὰ μυρωδικά.

Σὲ πόλεις Αἰγυπτιακὲς πολλὲς νὰ πᾷς,
νὰ μάθεις καὶ νὰ μάθεις ἀπ᾿ τοὺς σπουδασμένους.
Πάντα στὸ νοῦ σου νἄχῃς τὴν Ἰθάκη.
Τὸ φθάσιμον ἐκεῖ εἶν᾿ ὁ προορισμός σου.

Ἀλλὰ μὴ βιάζῃς τὸ ταξείδι διόλου.
Καλλίτερα χρόνια πολλὰ νὰ διαρκέσει.
Καὶ γέρος πιὰ ν᾿ ἀράξῃς στὸ νησί,
πλούσιος μὲ ὅσα κέρδισες στὸν δρόμο,
μὴ προσδοκώντας πλούτη νὰ σὲ δώσῃ ἡ Ἰθάκη.

Ἡ Ἰθάκη σ᾿ ἔδωσε τ᾿ ὡραῖο ταξίδι.
Χωρὶς αὐτὴν δὲν θἄβγαινες στὸν δρόμο.
Ἄλλα δὲν ἔχει νὰ σὲ δώσει πιά.

Κι ἂν πτωχικὴ τὴν βρῇς, ἡ Ἰθάκη δὲν σὲ γέλασε.
Ἔτσι σοφὸς ποὺ ἔγινες, μὲ τόση πείρα,
ἤδη θὰ τὸ κατάλαβες ᾑ Ἰθάκες τί σημαίνουν.

Ítaca (traducción libre)

Mientras partes para Ítaca,
desea que el viaje sea largo,
lleno de aventuras y de conocimiento.

No temas ni laestrigones, ni cíclopes,
ni al enojado Poseidón…
nunca los encontrarás.
Si en verdad es alto tu pensamiento,
si una cosquilleante emoción te tocael espíritu y el cuerpo.

Nunca encontrarás a los laestrigones, los cíclopes,
ni al feroz Poseidón,
a menos que se encuentren dentro de tu alma.

Deseas más de una mañana de verano en la que,
con placer, con alegría,
entres en los puertos visto por primera vez.

Parar en los mercados fenicios,
comprar cosas finas:
nácar y coral, ámbar y ébano,
perfumes sensuales de todo tipo,
todo tipo de perfumes sensuales.

En muchas ciudades egipcias,
podrás aprender de los estudiosos.
Siempre en tu mente: Ítaca.
Estás destinadoa a llegar allí.

Mejor será que el viaje te tome muchos años,
de modo que llegues anciano a la isla.
rica con todo lo que has ganado en el camino,
sin esperar riquezas de Ítaca.

Ítaca te brindó el maravilloso viaje.
Sin ella, no te habrías puesto en marcha.
No tiene nada más que darte.

Y si te parece mezquina, Ítaca no te ha engañado.
Sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
habrás entendido lo que significa Ítaca.

Versión de Itaca en novela gráfica

Palestina

Las muchachas del congelao: “Palestina”

¿Qué cuento será
el que le cuenta un padre a su niño
en Palestina?

(…) Échate a dormir,
y ciérrame los ojitos,
porque el Lobo va a venir.
y no hay nada que hacer,
que si llaman a la puerta,
jugaremos al esconder.

(…) A dormir,
que el petróleo no está aquí,
y que mientras nosotros sólo perdemos la vida,
la vergüenza pierden los de Naciones Unidas.