Reproductor Grooveshark

Grooveshark es una solución muy interesante en la linea de Spotify, gratis de momento (a base de fastidiosa publicidad) y más liberal con los artistas que aparecen…

Dada su popularidad empiezan a aparecer programas para acceder a Grooveshark sin necesidad de navegador (para, por ejemplo, evitarnos la fastidiosa publicidad). Para Ubuntu, tenemos Gsharkdown, que además también permite descargarse las canciones…

Ubuntu puede reproducir música

En la serie de artículos “ubuntu-can” presentaremos las cosas que en un Mac son fáciles de hacer… y en Ubuntu también ^_^

iTunes tiene su manera de hacer las cosas, lo cual le ha creado muchos detractores. Pero… si le dedicas un tiempecillo a descubrir sus virtudes, no echas de menos a otros reproductores multimedia.

Ubuntu 11 ha elegido como sustituto de iTunes a Banshee. A veces es un poco lento, por eso merece la pena probar Rhythmbox (via Ubuntu Software Center). De hecho está más próximo a iTunes en su apariencia. y mantiene las funciones claves de iTunes:

  • Listas inteligentes (smart lists): permiten organizar tu música a tu gusto, agrupándolas en función de un conjunto de características (al estilo de una consulta en una base de datos). Por ejemplo, la clásica lista “Mis preferidas” no es más que una selección de las canciones cuya puntuación es de 4 estrellas o más. Mi lista “iPod Nano” contiene las canciones de mi lista “Música nueva y relajante” (canciones con etiqueta @relajante que  he añadido en los últimos 3 meses), mi lista “Favoritas Nano” (canciones con más de tres estrellas, limitada a 2GB) y mi lista “Pendientes Nano” (3 horas de música que aún no he escuchado). Como puedes comprobar, las posibilidades son infinitas. A Rhythmbox parecen faltarle algunos campos importantes, como “Skipped” y “Playlist”
  • “Explorador de columnas” (column browser): permite filtrar rápidamente por genero, artista o album.
  • Sincronización con iPod / iPhone: en Rhythmbox es un poco pobre, mejor usar gtkpod. Una ventaja de Ubuntu es que sus reproductores permiten rescatar archivos desde un iPod y sincronizar un iPod contra varios ordenadores (cosas que iTunes no permite) Puede leer incluso iPods formateados en un Mac (HFS plus), pero parece que escribir en ellos falla…
  • Extracción de audio desde CD (con la ayuda de Gstreamer)
  • Grabación de audio CD (con la ayuda de Brasero)
  • Detección de duplicados – aparentemente Bansheey Rhythmbox no tiene esta función 🙁
  • Obtener carátulas

Yes, U can

Obviamente tú puedes 😉 pero la U en este caso se refiere a… Ubuntu.

Las últimas versiones de OS X me gustan por su sencillez: funciona, es fácil y hasta tiene un diseño atractivo.

Pero… el universo Apple casi siempre tuvo una tendencia al monopolio y el control, restringiendo qué se puede hacer y con qué. Es lo que llaman “lock in”, o sea, los juguetes de Apple se llevan bastante bien entre sí pero no tan bien con la competencia. De modo que si un día decides dejar el universo Apple, puede costar bastante trabajo.

En cambio, al universo Linux le pasa lo contrario: tradicionalmente se ha primado la libertad, la variedad, la versatilidad… hasta el punto de que cualquier cosa por nimia que sea se puede hacer de 10 formas diferentes (lo cual puede crear un cierto estrés de decisión…) Pero… no siempre fue facil, simple ni con diseño atractivo.

Ubuntu ha tomado también la senda de la dominación mundial :-p (como ya hicieran Microsoft y Apple). Mientras lo consigue y mientras respete el espiritu libre de la comunidad Linux, esa actitud tiene sus ventajas… ¿Que Apple es simple, bonito y fácil? Pues… ¿por qué no tomar prestadas sus buenas ideas? Al fin y al cabo, las tripas de OS X aprovechan bastante código Open Source (BSD, Cups…)

De entrada Ubuntu es la opción más económica (argumento de peso en estos tiempos de crisis…) Ubuntu es gratis y se puede instalar prácticamente en cualquier PC. Windows 7 también funciona en muchos PC, pero su licencia más cutre sale por 120 euros (octubre 2011). La Ultimate, por 320 eurillos. Mac OS X cuesta entre 30 y 60 euros. Pero Hackintosh aparte, solo funciona en ordenadores Apple, que si bien suelen ofrecer una alta calidad, baratos no son precisamente.

Por lo tanto, Ubuntu se está convirtiendo en una buena alternativa a Mac OS X… que a su vez es una buena alternativa a Windows.

En esta serie de artículos etiquetados “ubuntu-can” iremos desglosando las cosas buenas que se pueden hacer con Ubuntu.

Comenzamos

Fn + F7 no funciona en Linux

Activar la salida de monitor o apagar la pantalla del portátil requiere de la intervención del servidor X, bien a través de la extensión Xrandr o bien a través del controlador nativo. Por ejemplo, en el caso de tarjetas ATI se recurriría al comando aticonfig

Si XRandr está activado, se pueden ejecutar los siguientes comandos:

 

xrandr -q
# muestra un listado de los monitores disponibles. Normalmente, la 
# pantalla del portatil (LVDS) y el monitor externo 
# (CRT1 o VGA) si está conectado.
# Apagar pantalla P
xrandr --output P -off

# Encender de nuevo la pantalla P
xrandr --output P --auto

Las últimas versiones de distribuciones como Ubuntu ya integran esa funcionalidad, y lo que hacen precisamente es llamar a estos comandos cuando el usuario pulsa el atajo Fn + F7

xrandr también soluciona el problema de que en Ubuntu, con la pantalla configurada en modo mirror, el monitor externo use una resolución inferior a la máxima. Por ejemplo, si el monitor se identifica como VGA1:

xrandr --output VGA1 --mode 1680x1050

Al cambiar la resolución, puede que el escritorio siga en la resolución anterior, ya que la pantalla del portátil seguramente no alcance la resolución que hemos puesto a la externa. La solución más simple es desactivar la pantalla del portátil (en este ejemplo, LVDS1):

xrandr --output LVDS1 --off

Los cambios se pueden hacer “permanentes” en el fichero /etc/gdm/Init/Default