Revolución energética

En estos tiempos frenéticamente alocados cuesta estar al día en cualquier asunto. Por ejemplo, en temas de energía.

De entre las múltiples tendencias y propuestas a corto y medio plazo, me han llamado la atención tres.

Una es la “pila de hidrógeno“, que ya se está usando en el Toyota Mirai. Por sí misma, esta pila contamina cero: su residuo es vapor de agua. La cuestión sería cómo de ecológica es la producción de hidrógeno para “cargar” estas pilas… Como curiosidad, parece que estas pilas son tan potentes que podrían servir para alimentar nuestro hogar. En lugar de enchufar el coche a casa (la propuesta de los actuales coches eléctricos), enchufaríamos la casa al coche :-p

Otra es la generación de hidrocarburos mediante láser. Por ahora es terriblemente costosa, pero si llegase a ser asequible supondría una “solución” al agotamiento de los combustibles fósiles como el petróleo. En este caso, seguiría pendiente el asunto de la contaminación que generan estos motores…

Y una tercera no tiene nada que ver con energía, pero también podría resolver la problemática de los coches. Se trata de los vehículos autónomos. Todo apunta a que en un tiempo no muy lejano nos acostumbraremos a que los coches “se conduzcan sólos”, momento en el cual empezará a dejar de tener sentido el disponer de vehículo en propiedad. Probablemente pasaremos a un modelo similar al de la conexión de Internet: el coche se convertirá en un servicio por el que pagaremos una tarifa plana en función de cuánto queramos usarlo. En este escenario, se podría reducir drásticamente el número de coches en circulación, con el consiguiente ahorro de energía y contaminación (sean del tipio que sean).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *